El poder de la oración

spirit-646924_1920

Hay pocos estudios científicos concluyentes sobre el poder de la oración  sobre terceras personas. Un estudio[1] que sentó un precedente importante y que ha sido una referencia en el tema y objeto de múltiples criticas también es el realizado en 1988 en la unidad coronaria del Hospital General de San Francisco por Randolf C. Byrd y su equipo. Aparentemente demostró la influencia estadística de la oración intercesora al Dios judeocristiano en la salud de los pacientes de la unidad coronaria. Fue un ensayo aleatorio doble ciego de 393 pacientes de la unidad coronaria durante un año. Se asignaron los pacientes aleatoriamente al grupo de oración y al de control. La oración se realizó por cristianos tanto católicos como protestantes de diferentes iglesias. Se le dio el nombre, diagnostico y condición general del paciente por el que tenían que rezar para una rápida recuperación, prevención de complicaciones, etc. Se les indico a los intercesores que rezasen diariamente por cada paciente desde su ingreso en la unidad coronaria hasta su salida. La oración se hacia fuera del hospital y a cada intercesor se le asignaban entre 3 y 7 pacientes.

El análisis estadístico indico que el grupo de pacientes por el que se rezó requirió menos soporte respiratorio, menor cantidad de antibióticos y diuréticos. El estado de recuperación se califico en base a varios parámetros como bueno, intermedio y regular. En el grupo de oración el 85% de los pacientes tuvieron una buena recuperación frente al 73% del grupo de control. El porcentaje de complicaciones en el grupo de oración fue del 14% frente al 22 del de control. Las diferencias se estimaros estadísticamente significativas.

Estos resultados parecen indicar que la intercesión por oración al Dios judeocristiano tiene un efecto sobre los paciente de alguna manera que la ciencia ahora mismo no puede explicar. Aunque también han habido algunas críticas que han pretendido desacreditar el estudio, e incluso algún estudio que ha arrojado resultados contradictorios. Veremos estas críticas en posteriores publicaciones.

[1] Positive therapeutic effects of intercessory prayer in a coronary care unit population. Byrd C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *