Stress, ejercicio y telómeros.

 

runner-888016_1280

Un gran aliado para vencer el Stress es el deporte. En principio es lógico, si consideramos el stress como un mecanismo de defensa ancestral, en el que se promovía una respuesta tipo lucha-huida, el hecho de realizar una actividad física importante puede ser una vía de desactivación de esta respuesta. Este mecanismo nos predisponía para realizar una actividad física intensa y una vez realizada en condiciones normales, se supone que si la amenaza ha desaparecido ésta respuesta debe eliminarse. Puede ser que entre otros mecanismos esta desconexión sea debida a la mediación de las endorfinas, unos opiáceos que segrega el cerebro al realizar deporte, y que pueden generar una sensación de relajación y bienestar que contrarreste  la respuesta estresante, si el estímulo que la causó no está ya presente, devolviendo al cuerpo al estado normal anterior a la presencia de la amenaza.

Otra vía en la que el deporte contrarresta al estrés, es en el envejecimiento celular. En un estudio[1] sobre el efecto del ejercicio en personas con estrés crónico, se midió la longitud de los telómeros en personas con este estrés crónico y se midió su efecto comprobándose que efectivamente se producía un acortamiento de los mismos. Lo que se comprobó también es que en las personas que llevaban la cantidad de ejercicio diaria recomendada no se midió el efecto del acortamiento de los telómeros. Así que, según este estudio, el ejercicio mejoró la longitud de los telómeros. Realmente hay muchos estudios sobre la asociación de la actividad física y la longitud de los telómeros y está claramente definido que a mayor actividad deportiva mayor longitud de éstos.

[1] The power of exercise: buffering the effect of chronic stress on telomere length.

Eli Puterman,1,* Jue Lin,2 Elizabeth Blackburn,2 Aoife O’Donovan,1,3 Nancy Adler,1 and Elissa Epel1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *